Apuntes gastronómicos de Madrid

APUNTES GASTRONÓMICOS, RICOS Y SABROSOS, EN MADRID

 

Madrid es una ciudad para compartir, encontrarse con la gente y dar largos paseos por sus calles y sus plazas, repletas de monumentos y enclaves turísticos de gran interés. Por ello, no se puede hablar de la gastronomía madrileña sin hacer una mención especial al arte del tapeo. Tomar una caña o un vermú y comer algo informal en cualquiera de los típicos bares, terrazas o pequeños restaurantes que nos topamos por todos los barrios, es también, sin duda una parte indisoluble de nuestra cultura.

UNA CIUDAD DE TAPAS

Un largo listado de ofertas gastronómicas invita a ese disfrute, ofreciendo tapas y raciones en un amplio rango de precios y formatos, pero siempre respetando la calidad del producto y el buen hacer culinario.

Para tapeo de alto nivel lo mejor es visitar restaurantes que también disponen de barra como Lúa, Álbora, Alabaster, Viavélez, RafaSanterra o Cuenllas con su estupenda oferta de vinos. Por su parte, Sala de Despiece ofrece un espíritu más creativo con una barra de mercado.

Además de la cerveza fría y bien tirada y la gran variedad de vinos, algunas de las delicias típicas que podremos probar en los locales por todo Madrid son las conservas de calidad, la ensaladilla rusa, las croquetas o la afamada tortilla de patatas. Locales como El Doble, Nájera, Sylkar, La Máquina o El Quinto Vino dan fe de ello.

El viajero que esté visitando el Museo del Prado, el Thyssen o la iglesia de  Los Jerónimos, en el distrito Centro, encontrará a cada paso un sinfín de posibilidades, entre ellas, la Vinoteca García de la Navarra. Allí podrán disfrutar de productos de temporada acompañados de una excelente carta de vinos que incluye varios caldos con Denominación de Origen Vinos de Madrid… y para algo rápido, nada mejor que un típico bocadillo de calamares en El Brillante. Junto al Congreso de los Diputados, Estado Puro es una visita recomendable y, adentrándose en el barrio de las Las Letras, se encuentran interesantes opciones para tapeo en el Rincón de José, La Dolores, Los Gatos o Tándem.

No podemos olvidar la que hoy en día es probablemente la mejor zona de tapeo de Madrid. El distrito de Retiro, en las inmediaciones del corazón verde de la ciudad. Nombrando solo algunos encontramos la Catapa, cocina de autor y buen producto, Laredo, con elaboraciones sencillas y gran carta de vinos, o La Raquetista. También son recomendables La Montería, con su ensalada templada de perdiz, el salmorejo y el rabo de toro; La Castela donde tiran la mejor cerveza acompañada de un buen marisco…

Y es que Madrid está lleno de lugares sorprendentes, como El Viajero, en el Barrio de La Latina, que ofrece desde su azotea unas vistas inigualables del viejo Madrid o el espectacular espacio Platea, un goce para los sentidos donde encontrarán una amplia oferta informal con todo tipo de cocina.

MERCADOS GASTRONÓMICOS

Los antiguos mercados de abastos se han reinventado en paraísos gastronómicos que se encuentran prácticamente en todos los barrios de Madrid. Son amplios lugares populares que ofrecen la venta de productos frescos con una activa y novedosa experiencia culinaria y un nuevo concepto de ocio.

En estos mercados podemos encontrar variedad, calidad y originalidad: desde productos gourmet y sabores de todas las partes del mundo a propuestas de calidad tradicionales y hasta las últimas tendencias gastronómicas. Todos en extensos horarios y sin necesidad de cruzar la calle.

 

  1. Mercado de San Ildefonso
  2. Mercado de la Paz
  3. Mercado de San Miguel
  4. Mercado de Antón Martín
  5. Mercado de Vallehermoso

C/ FUENCARRAL 57

Veinte puestos, dos terrazas y tres barras repartidos en tres plantas forman este mercado. Empezando en la planta de calle, en Ildefonso San y en Akma encontrarán una oferta de cocina asiática con toques madrileños. En la primera plantas se puede escoger entre una gran variedad de espacios para tomar pinchos y tapas o degustar la cocina peruana de Jaleo y las tradiciones arepas venezolanas de La Arepera.

Para postre, no dejen de probar las crepes (también hay saladas) de Cultura Café acompañada por un café de cualquiera de las variedades que importan desde todas las parte del mundo.

C/ AYALA 28

Es el mercado más sofisticado de la ciudad. Desde fuera apenas se aprecia, pero una vez dentro hay una amplia oferta de tiendas con un elevado perfil gourmet. Aquí es fácil encontrar género de lo más exquisito y puestos de comida de diversas cocinas internacionales. Para comer algo rápido recomendamos los sándwiches artesanos de Magasand y para cocina española, la tortilla de patatas de Casa Dani y los arroces de Bar Cebreros. La opción japonesa está presente en Tatako, la italiana en Matteo Cucina y la latinoamericana con el venezolano La despensa by Antojos Araguaney y el mexicano Doce Chiles.

C/ PLAZA DE SAN MIGUEL s/n

Situado junto a la Plaza Mayor, fue el primer mercado gastronómico de Madrid y es una visita indispensable.  Podemos comenzar el recorrido con una doble malta abadía en Beer House, con alguno de los muchos vermús que ofrece La Hora del Vermut, o si lo que busca es buen vino, no defraudará Pinkleton & Wine o The Sherry Corner donde se puede pedir una bandeja de degustación con seis vinos. La visita continua con sabrosos bocados: Ostras Daniel Sorlut es un buen sitio para tomar algo ligero, en Carrasco Guijuelo un buen jamón, para unos canapés Carro de Caviar, y para croquetas de varios sabores Carro de Croquetas. En la versión para tomar y llevar en el Lhardy puede encontrar elaboradas tapas y raciones y , en el Carro del Señor Martín, visita obligada, se pueden probar un estupendo bocadillo de calamares y los tradicionales cartuchitos y papelones con una buena fritura de pescado.

C/ SANTA ISABEL 5

Es el mercado más polifacético de todos. No sólo por el gran número de actividades y eventos que allí se desarrollan, sino también por la cantidad y procedencia de la oferta gastronómica. Lo forman veinte puestos con un trato cercano y un buen producto. En Benito Aperitivos ofrecen vinos italianos y auténtica comida siciliana y en las Fiaschetteria La Saletta tienen buenas pizzas y porchetta.
En Buns & Bones sabrosa streetfood, cocina casera en Caracola, ceviches en El Mono de la Pila y comida taiwanesa en Casa Bora.
En El Tarantín de Lucía encontraremos ostras, ahumados y otros productos frescos del mar, dulces en Majo´s Food y sushi barato , hecho en el momento, en Yolaloka.

C/ VALLEHERMOSO 36

Tiene dos plantas y una remarcada personalidad. Puede encontrar productos de primera categoría, degustar platos de todas las partes del mundo. Una buena idea para empezare es tomar el vermú en Vermut y Amén, y continuar con alguna propuesta de cocina fusión oriental en Tripea o en Kitchen 154, o cocina japonesa en Washoku, elaborada con productos del mismo mercado.

Si se prefiere cocina italiana la encontraremos en Di Buono y para descubrir la comida latinoamericana, recomendamos las empanadillas criollas de Graciana o los tacos mexicanos de Güey. En la ensaladería podemos probar ensaladas sorprendentes y en la parrilla de Prost Chamberí, algunos bocados más contundentes. No se preocupen si tienen alguna intolerancia alimenticia, en Kint Bistró podrán probar excelentes bocados libres de alérgenos mientras que La Crepa es el lugar idóneo para tomar un buen postre. Aparte de esto, no dejen de visitar los productos locales de la Comunidad de Madrid en la planta baja y hagan parada en El Escaparate donde podrán probar torreznos y gildas de entre los mejores de Madrid.

COCINA REGIONAL

El carácter confluyente de Madrid refleja la enorme variedad de cocinas nacionales en todos sus distritos. Un gran número de restaurantes hacen gala de su identidad de origen, ofreciendo una amplia muestra del recetario español que permite conocer mejor nuestro país, de norte a sur y de este a oeste, a través de sus sabores y sin salir de la misma ciudad.

Empezamos por Galicia y destacamos O´Pazo y El Pescador que cuentan con los mejores pescados y mariscos de la capital, del mismo modo que Casa da Troya, Combarro o Naveira do Mar, donde nos sorprenderán los deliciosos platos típicos de su región. Con una cocina algo más elaborada, destacamos Alabaster y no podemos dejar de mencionar la tortilla de Betanzos en La Penela o el pulpo (cocido por maestros pulperos en la tradicional olla de cobre) de la Gran Pulpería.

La cocina asturiana queda muy bien representada por Esbardos y El Oso, a los que añadimos el Escarpín y los magníficos platos de cuchara de Casa Hortensia, de La Hoja y de la Taberna Los Asturianos. Y para los amantes del “cachopo” no dejen de pasar por el restaurante La Charca y El Cogollo de la Descarga.

Dentro de la cocina del norte, en Canadío, en La Maruca y en la Bien Aparecida encontramos pedazos de Cantabria en pleno Madrid. Para saborear la cocina vasca, recomendamos Gaztelupe, Goizeko Kabi y Goizeki Wellington, comedores de primer nivel. Por mencionar algunos de los restaurantes de cocina navarra más tradicional destacamos el Señorío de Alcocer, La Costa Navarra y las espléndidas verduras y hortalizas de La Manduca de Azagra.

En Can Punyetes y Casa Jorge podremos conocer la estupenda oferta de la cocina catalana, mientras que en Samm, El Garbí, La Barraca y La casa de Valencia ofrecen las mejores paellas, uno de los reyes de la gastronomía española.

Para disfrutar la mejor fritura andaluza sin duda hay que dirigirse a La Caleta, aunque si se prefiere la urta a la roteña, regada por los mejores vinos generosos, el destino es Surtopía. Buenos embajadores de la cocina de esta región son también La Giralda, La Malaje, El Pescaíto, Cazorla y Macarela, y para disfrutar de los vinos de Jerez con espectáculo flamenco, recomendamos El Corral de la Morería.

Aquí no nos puede faltar la cocina local madrileña. Además de las típicas casas de comida y tabernas célebres como Casa Mundi, Lago de Sanabria, De la Riva, Paulino, El Puchero, no se debe perder la oportunidad de probar el típico cocido madrileño en cualquiera de estos sitios : Lhardy, Carmen Casa de Cocidos, Casa Carola, Malacatín y La Bola. Todos ellos cuidan hasta la perfección la receta de este popular plato castizo.